lunes, 5 de agosto de 2019

Geopolítica de las lenguas en Ruanda


La República de Ruanda es un caso, desde el punto de vista de la geopolítica de las lenguas, por demás interesante. Cuatro lenguas figuran como oficiales, en un país de relieve montañoso, con una extensión territorial  que apenas  supera los  26.000 km² y con una población cercana a los 13 millones de habitantes: el kiñaruanda, el suajili, el inglés y el francés forman un sistema de lenguas con funciones específicas, que hacen parte también de las rivalidades de poder en el territorio ruandés.

Geopolítica de las lenguas en Ruanda


El kiñaruanda, lengua bantú hablada por la etnia bañaruanda, fue sistematizada a comienzos del siglo XX por los misioneros católicos de habla francesa que llegaron a territorio ruandés, siendo utilizada por éstos para difundir el catolicismo entre los habitantes locales. En la actualidad el kiñaruanda es la lengua nacional de Ruanda y es utilizada en el sistema educativo en los tres primeros  años de primaria, además de servir como elemento cohesionador de los ruandeses.

Por su parte el suajili, también una lengua bantú, tiene una fuerte presencia en Ruanda,  debido al proceso de difusión que ha tenido esta lengua en la región de África oriental, ya que sirve principalmente como lengua vehicular en el pequeño y mediano comercio. Además, el suajili es lengua oficial  de la Comunidad de África del Este,  integrada por Kenia, Uganda, Tanzania, Burundi, Ruanda y Sudán del Sur.

En el caso del inglés, esta lengua ha sido literalmente impuesta por el Frente Patriótico Ruandés, el partido político que gobierna en Ruanda, después que tomó  el poder y pacificó el país en 1994. Esto ha implicado la utilización del inglés en el sistema educativo de los ruandeses desde el cuarto grado de educación primaria hasta la universidad. Los estrechos lazos con países como Uganda, Tanzania, Kenia, Australia, Estados Unidos y Gran Bretaña, y con un presidente anglófilo como lo es Paul Kagame, Ruanda apuesta a avanzar hacia la superación  del subdesarrollo científico-tecnológico de la mano del inglés.

Finalmente, el francés, la lengua colonial heredada de los misioneros francófonos, ha perdido  influencia en la sociedad ruandesa, debido a la relación que se ha establecido entre la herencia colonial, la complicidad de Francia en el genocidio ocurrido en 1994 y el fortalecimiento tanto del kiñaruanda como del suajili y el inglés en el territorio ruandés. 

Por Alfredo Portillo
alportillo@ula.ve

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...