miércoles, 28 de febrero de 2024

Globalistas vs. Soberanistas

 Durante los últimos años han proliferado en los medios de comunicación tradicionales, en las redes sociales y en espacios académicos, las discusiones sobre el tema de la confrontación entre  los llamados  globalistas y  los llamados soberanistas. Para ambos casos existen los partidarios en términos de los que generan opinión, académicos, intelectuales y organizaciones políticas.

Este es un tema que resulta de interés para la geopolítica, puesto  que pone en evidencia la confrontación entre diferentes visiones del mundo y de los países en particular, así como las estrategias que desde las diferentes trincheras se han puesto en marcha.

Globalistas vs. Soberanistas


La dialéctica globalistas-soberanistas representa un escenario en el que se da una suerte de estira y encoge, en términos de la interacción que existe entre las diferentes sociedades del mundo, en cuanto a intercambios comerciales y culturales, y en cuanto a las posibilidades reales que tiene cada quien de ser autónomo y soberano.

En un mundo en el que la condición existencial de sobrevivencia obliga a tomar las medidas necesarias que aseguren la misma, surge  la situación de una carrera contra el tiempo, en una pista que, a medida que se avanza, se vuelve más estrecha, limitando el paso de todos a la vez, y provocando un forcejeo, en el que los más fuertes llegan  primero, dejando a la deriva a un montón de más débiles, que se atropellan entre sí.

Para ilustrar mejor la dicotomía entre globalistas y soberanistas, se puede utilizar el ejemplo de lo que se  conoce como soberanía alimentaria. En este sentido, los globalistas son partidarios de asegurar los alimentos para sus sociedades a través del intercambio abierto entre países, de los excedentes de la producción alimentaria; mientras que los soberanistas defienden la producción autónoma de alimentos para asegurar la soberanía alimentaria de sus sociedades. Resta entonces hacer la siguiente pregunta: ¿En la presente disputa entre globalistas y soberanistas, alguno de los dos prevalecerá?

Por Alfredo Portillo

alportillo12@gmail.com

jueves, 15 de febrero de 2024

El imanato en la República Islámica de Irán

 A menudo lo religioso es ignorado en el pensamiento militar y estratégico occidental, sin tomar en cuenta, por ejemplo, el papel espiritual y temporal que en la República Islámica de Irán cumple el imanato, como instrumento de movilización, de reclutamiento y de fidelización   de los jóvenes y menos jóvenes para adherirse a una ideología, en el marco de la estrategia militar desplegada por los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria en la nación persa. Este aspecto es analizado por Fatima Moussaoiu en su artículo “Données  culturelles  et  stratégies  militaires : autor  de  la  notion  de  l’imamat  dans  l’Iran contemporain”, publicado recientemente en www.diploweb.com.

El imanato en la República Islámica de Irán

Como se sabe, a partir de la revolución islámica dirigida por el Ayatolá Ruhollah Jomeini en 1979, en lo que es actualmente la República Islámica de Irán se instaló un imanato, dirigido por un imán o jefe supremo, considerado un experto en los preceptos del islam e infalible, como representante de Dios, quien es al mismo tiempo líder religioso y líder político. En la actualidad el jefe supremo es Alí Jamenei, quien desempeña tales funciones desde 1989.

Los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria fueron creados por Jomeini al llegar al poder, a fin de contar con una guardia fiel a él y a la revolución islámica, conformada desde entonces por todos los miembros de la nación iraní que voluntariamente quieran incorporarse, poseídos de una vocación de misioneros y de capacidad de sacrificio en nombre de una causa justa.

En tal sentido, los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria, como protectores y defensores del imanato iraní, se proyectan también más allá de las fronteras, siendo el sostén de lo que se ha dado en llamar el ‘eje de la resistencia’, con bases en Libano, Iraq, Siria y Yemen, influyendo también en todos los territorios de naciones musulmanas donde hay minorías chiitas.

 

Alfredo Portillo

alportillo12@gmail.com

lunes, 29 de enero de 2024

AfD: un dilema en Alemania

En la República Federal de Alemania existe  en la actualidad  un dilema que tiene tres letras: AfD. Estas tres letras significan Alternative fur Deutschland (Alternativa para Alemania), que viene siendo el nombre de un partido fundado  en el año 2013, y que es calificado de extrema derecha.

AfD un dilema en Alemania

Este es un caso que ejemplifica muy bien las implicaciones geopolíticas que puede tener un evento o proceso surgido en el contexto territorial de una sociedad,  con impacto en otros territorios. Y es que AfD se ha convertido en un verdadero dilema en Alemania. La razón es muy sencilla: su apoyo entre los alemanes ha venido creciendo de manera sostenida, al punto de haber alcanzado el 20 % a nivel nacional y el 30 % incluso en algunas regiones.

El asunto es que los planteamientos que ha hecho AfD son básicamente dos: un rechazo severo a los inmigrantes que ya se encuentran en Alemania y a los que aspiran llegar, y un cuestionamiento al papel que hasta ahora ha venido jugando Alemania en el seno de la Unión Europea, al punto que son partidarios de la salida del país germano de esta alianza de países.

Así las cosas, sectores de la sociedad alemana se han manifestado a favor de la prohibición de AfD, por considerarlo de extrema derecha y neonazi, lo que viene a contradecir el carácter de Alemania como país democrático, donde existe la libertad de asociación y de expresión.

En el caso de que AfD llegue a convertirse en una fuerza política con opción de gobierno en Alemania, sin duda que provocaría un terremoto político, social y económico en la Unión Europea. Nada más  imaginar a las fronteras alemanas cerradas para  los inmigrantes, o una economía alemana que deje de ser la locomotora de Europa. Sin duda que un caos puede vislumbrarse en el horizonte.

Por Alfredo Portilllo

alportillo12@gmail.com

domingo, 14 de enero de 2024

Los rohinyás: los palestinos del Sudeste Asiático

En diciembre pasado, en medio del furor de  los días navideños, una noticia daba cuenta de las protestas en Indonesia, en rechazo a la llegada de refugiados de la etnia rohinyá, a una isla de este país del sudeste asiático. Meses atrás, en el transcurrir del año 2023, otra noticia describía el desastroso impacto que había causado el ciclón Mocha, sobre los miembros de la etnia rohinyá asentados en  el  estado de Rakéin, en Myanmar (Birmania). Y por si fuera poco, en los primeros días de enero de este año 2024, un incendio arrasó con más de mil refugios donde vivían rohinyás, al sudeste de Bangladesh.

Los rohinyás los palestinos del Sudeste Asiático


Esta serie de vicisitudes que durante la última década ha caracterizado la existencia de los rohinyás, da una idea del precario estado en que se encuentra esta étnia bengalí y musulmana,  víctima del realismo geopolítico que practican los diferentes Estados que se han visto salpicados por el drama rohinyá. Razones de carácter demográfico, religioso, étnico y de identidad, se han conjugado para que los rohinyás sean rechazados por todos y en todas partes.

Rechazados por sus hermanos étnicos y religiosos de Pakistán; rechazados por Bangladesh; rechazados y perseguidos por las autoridades políticas y militares de Myanmar (Birmania), con la venia de los monjes budistas, en nombre de la pureza birmana; rechazados por los países musulmanes a donde han tenido que huir y refugiarse, sea en Arabia Saudita, Malasia o Indonesia.

El caso de los rohinyás es similar al de los palestinos, o al de los kurdos, o al de los uigures. Están en medio del fuego cruzado de los intereses de naciones y Estados, que no tienen espacio ya para hacer un huequito donde puedan encajar. Ya estamos completos, dicen, ya no queremos a más nadie.

Por Alfredo Portillo

alportillo12@gmail.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...