miércoles, 21 de junio de 2017

Saul Cohen y la jerarquía de los espacios

El geógrafo estadounidense Saul Cohen, quien fuera presidente de la Asociación Americana de Geógrafos, publicó varios escritos entre finales de los 60 y comienzos de los 90 del siglo XX, a través de los cuales desarrolló una teoría que explica la estructura jerárquica de los espacios en el globo terráqueo.


Saul Cohen y la jerarquía de los espacios

De acuerdo con esta teoría,  en el primer nivel están las regiones geoestratégicas obtenidas con base en los patrones de circulación, la orientación económica y la ideología común: la Marítima y Eurasia Continental. En el segundo nivel están las regiones geopolíticas, delimitadas a través de los criterios de proximidad geográfica, modos de vida, lazos históricos y culturales, flujos migratorios y aspectos militares tácticos.

La mayoría de las regiones del segundo nivel están contenidas dentro de las geoestratégicas. En la Marítima se encuentran Anglo-América y el Caribe, Europa Marítima y el Magreb, Asia Marítima y Oceanía, América del Sur y África Subsahara. Como parte de Eurasia Continental están el Heartland Soviético y Asia Oriental. Tres regiones geopolíticas tienen una característica especial: Asia del Sur es una región independiente, el Medio Oriente es una shatterbelt (zona de conflicto) y una porción de Europa Central y Europa del Este está emergiendo como una gateway (zona de transición).

En el tercer nivel se encuentran  los Estados-nación, ordenados de acuerdo a sus posiciones de poder y funciones en el sistema mundial. La obtención de potencias de primero, segundo o tercer orden se da con base en  diferentes  factores, entre los que pueden estar: recursos materiales, tecnología, rango geográfico, superávit de energía, escala de valores, autoimagen, etc. Por último, en el cuarto nivel están las unidades subnacionales caracterizadas  por las fuerzas políticas, económicas y culturales que en ellas actúan.

Por Alfredo Portillo

alportillo@ula.ve

viernes, 9 de junio de 2017

Papa Francisco en Egipto

Papa Francisco es un personaje que está dejando huella en la Tierra, y seguramente pasará a la historia como alguien que no ha sido ajeno a los grandes problemas que afectan a la humanidad toda. Sus declaraciones, homilías, encíclicas y viajes a los más  disímiles países y regiones del mundo, responden a una intensa agenda cuidadosamente planificada, con el  objetivo  de causar un profundo impacto en estos convulsos tiempos que vivimos.
Papa Francisco en Egipto

A  finales de abril de 2017 Papa Francisco viajó a la República Árabe de Egipto, un país mayoritariamente musulmán y donde la población católica representa apenas el 0,3 % del total. Por esto resulta oportuno preguntarse: ¿Por qué Papa Francisco viajó a Egipto?  Al respecto el historiador Jean Baptiste Noe publicó en www.diploweb.com el artículo “Pourquoi le Pape est-ilallé en Égypte ?”, a través del cual intenta dar una respuesta.
Noe considera que el viaje de Papa Francisco a Egipto tuvo un triple propósito: pastoral, ecuménico e interreligioso. Pastoral porque se encontró con los católicos egipcios, ecuménico porque reforzó lazos con los coptos ortodoxos e interreligioso porque estableció un diálogo con los musulmanes moderados, al reunirse con el rector de la mezquita Al- Azhar.
Tomando en cuenta que Egipto es cuna del cristianismo, ya que los cristianos coptos son el resultado de la evangelización realizada por San Marcos en el año 48 de la era cristiana, Papa Francisco busca la unidad geopolítica del cristianismo en los bordes del mar Mediterráneo. También busca contener el islamismo radical y el yihadismo patrocinados por Arabia  Saudita, en un país que, como Egipto, es muy proclive al radicalismo. Sólo un dato de los suministrados por el Pew Research Center ilustra esta realidad: el 86 % de los egipcios está de acuerdo con la pena de muerte para aquellos que abandonen el Islam.

Por Alfredo Portillo

alportillo@ula.ve

viernes, 2 de junio de 2017

Ferrocarriles en África y geopolítica de China

La infraestructura de transporte es uno de los elementos que más dinamiza a los territorios, ya que permite la interconexión entre diferentes puntos y el traslado de mercancías y personas, con los efectos que esto trae para el crecimiento económico y el bienestar de las sociedades. También tiene  efectos geopolíticos en tanto que permite a determinados actores geopolíticos aumentar su influencia sobre los territorios donde se ha desarrollado dicha infraestructura.

Ferrocarriles en África y geopolítica de China

Este es el caso del proyecto de ferrocarril que, con financiamiento y tecnología de la República Popular de China, se construye en la región oriental de África, y cuyo primer tramo fue inaugurado recientemente. El proyecto como tal permitirá conectar a la capital de Kenya (Nairobi) con el puerto de Mombasa, sobre el Océano Indico, y luego se extenderá a Kampala (Uganda), Kigali (Ruanda), Bujumbura (Burundi) y Juba (Sudán del Sur).
El tramo inaugurado tiene una longitud de 472 km y  permitirá enviar  contenedores  de 20 pies, de Mombasa a Nairobi, a un costo por unidad menor en un  50%, en comparación a lo que cuesta enviarlo por carretera, en tanto que el tiempo de traslado se reduce de 16 horas a 8 horas. Esto da una idea del impacto que globalmente tendrá este proyecto  de transporte, una vez se construya en su totalidad,  en la región de África oriental.
Este proyecto  de infraestructura ferrocarrilera le permitirá a China aumentar su influencia sobre la región de África oriental y sobre el continente africano como un todo. Al respecto, el presidente chino Xi Jinping declaró lo siguiente: "Esperamos desencadenar nuevas fuerzas económicas para el crecimiento global, construir nuevas plataformas para el desarrollo mundial y reequilibrar la globalización para que la humanidad se acerque más a una comunidad de destino común".

Por Alfredo Portillo

alportillo@ula.ve
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...