lunes, 6 de abril de 2020

¿Jaque mate al sistema de defensa integral de Venezuela?


Con los más recientes  anuncios que ha hecho el gobierno de Estados Unidos con relación al gobierno de Venezuela, que incluye el despliegue de fuerzas militares en aguas del mar Caribe, pareciera estar llegándose al punto definitorio de esa suerte de partida de ajedrez entre ambos gobiernos, que hemos presenciado durante los últimos años, y que pudiera interpretarse como una jugada de jaque mate, que el primero quiere propinarle al segundo.

¿Jaque mate al sistema de defensa integral de Venezuela?


La respuesta por parte de los altos mandos militares de Venezuela ha sido de total rechazo a lo avisado por el  gobierno estadounidense, y así lo han hecho saber a través de varios comunicados. La retórica utilizada ha sido, si se quiere, desafiante. En tal sentido, resulta de interés revisar el contenido de la Ley Constitucional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), aprobada por la Asamblea Nacional Constituyente, y publicada en la Gaceta Oficial Nº 6.508 Extraordinario,  del 30 de enero de 2020. Esta ley se aprobó, según la justificación dada,  para darle un marco jurídico actualizado a la estructura y funcionamiento de la FANB.

En dicho instrumento jurídico se establece que la institución militar de Venezuela es bolivariana, antiimperialista y antioligárquica, y tiene entre sus funciones  preparar y organizar al pueblo para la defensa integral, con el propósito de coadyuvar a la independencia, soberanía e integridad del espacio geográfico de la nación, al tiempo que se hace referencia a la unión cívico militar, entendida como  la conjunción de esfuerzos y voluntades de la  FANB  unida al pueblo.

Se menciona también en esta ley que el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela tiene el grado militar de Comandante en Jefe y es la máxima autoridad jerárquica de la FANB, dependiendo directamente de él, para efectos operativos, el Comando Estratégico Operacional, conocido bajo las siglas de CEOFANB, el cual se encarga de coordinar las operaciones de los componentes militares (Ejército Bolivariano, Armada Bolivariana, Aviación Militar Bolivariana, Guardia Nacional Bolivariana y Milicia Bolivariana),  en el marco del  Sistema Defensivo Territorial, conformado por las Regiones Estratégicas de Defensa Integral, Zonas Operativas de Defensa Integral, Áreas de Defensa Integral, Órganos de Dirección de Defensa Integral y otras agrupaciones (Bases Populares de Defensa Integral, Agrupaciones Populares de Defensa Integral y Unidades Populares de Defensa Integral).  Jaque mate: ¿Mar adentro o tierra adentro?

Por Alfredo Portillo
alportillo12@gmail.com

domingo, 29 de marzo de 2020

Lombardía: ¿casualidad o plan?


En marzo de 2019 el presidente de China, Xi Jinping,  y el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, firmaron en Roma un memorándum de entendimiento  para la incorporación de Italia al gran proyecto chino del siglo XXI,  conocido como la Nueva Ruta de la Seda, lo que  representaría para el país europeo inversiones y oportunidades comerciales por miles de millones de euros. El horizonte, en ese momento, lucía brillante y despejado.

Lombardía: ¿casualidad o plan?


Nadie podía imaginar, en ese marzo de 2019, que un año después, ese horizonte iba a presentarse opaco e incierto. La crisis desatada por la pandemia del coronavirus ha puesto en jaque, al menos transitoriamente, ese futurista acuerdo. Italia, y en particular la norteña región de Lombardía, se han convertido en la catapulta del pernicioso virus surgido en la ciudad de Wuhan, en la provincia de Hubei (China).

Y es que pareciera  que el fatal destino escogió  a la región más próspera y densamente poblada de Italia, a Lombardía, entrada al norte de Europa, para diseminar,  por todo este continente,  por  África y por América, la contagiante enfermedad del coronavirus. Para ello ha servido como contexto socio económico cultural, la frenética vida de eventos deportivos, musicales y de otros tipos que caracteriza a los europeos, y las conexiones aéreas entre las principales capitales europeas y las principales ciudades de África y América.

Cuando ya estamos cerrando el mes de marzo de 2020, los reportes de la Organización Mundial de la Salud dan cuenta de más de 500 mil infectados y más de 20 mil fallecidos en todo el mundo, como saldo rojo que hasta ahora desprende la pandemia del coronavirus. Las cifras de la economía mundial y de las economías nacionales, familiares y personales, también se están expresando en números rojos. Habría que pensar por qué el destino escogió a Lombardía.

Por Alfredo Portillo
alportillo12@gmail.com

sábado, 21 de marzo de 2020

Geopolítica después del coronavirus


En medio de la crisis del coronavirus  que sacude al mundo, Corea del Norte acaba de realizar una nueva prueba  armamentística, al  lanzar dos misiles de corto alcance que cayeron en el mar de Japón, al tiempo que Estados Unidos anunció que había realizado el ensayo de un misil que voló a velocidades hipersónicas, capaz de aniquilar los sistemas de defensa de un adversario. Ambas pruebas forman parte de las continuas rivalidades de poder, que no cesan, a pesar de crisis como la del coronavirus. La dinámica geopolítica se manifiesta día a día.


Geopolítica después del coronavirus

A todas estas, después que la actual crisis sanitaria y de salud, que está teniendo efectos económicos devastadores, sea superada, la geopolítica tendrá que ser vista de manera diferente, tanto como realidad, como disciplina, como visión y como estrategia. Una nueva realidad habrá emergido, en la que destacará, sin duda alguna, el incremento de la influencia de China a nivel mundial, después de haber derrotado al coronavirus, y después de haber prestado asistencia a numerosos países para ayudarlos a superar la crisis.

Como disciplina, la geopolítica tendrá que replantear  sus enfoques al momento de analizar las potencialidades de los países, así como las amenazas a los que están expuestos, y se tendrá que incluir variables como el sistema sanitario y de salud, la salud de la población,  el sistema de gobierno vigente y el modelo organizativo de la sociedad.

Nuevas visiones y estrategias geopolíticas surgirán en lo adelante, en la época post-coronavirus. Los territorios y las relaciones entre países, tendrán que ser concebidos en el marco de estrategias que apunten a una mejor calidad de vida de las poblaciones, lo que implica mejorar los sistemas de alimentación y nutrición, los sistemas de salud, la calidad del agua, del aire y del ambiente en general. El mundo, sin duda alguna, ha sido sacudido, se ha hecho más global, más interconectado. 

Los enfermos, cualesquiera sean, requieren ser atendidos. Las posibilidades de contagio así lo obligan.

Por Alfredo Portillo
alportillo@ula.ve

lunes, 24 de febrero de 2020

Viaje al vientre de Hezbolá


Hezbolá, palabra ésta de frecuente aparición en los medios de comunicación, hace referencia al partido político libanés conocido como Partido de Dios, a un movimiento social organizado y a una fuerza militar calificada por países occidentales como de  terrorista. Hezbolá fue fundado en 1982 en Líbano, con apoyo de la Guardia Revolucionaria de Irán, y tiene su asiento en la comunidad musulmana chiita de ese país del Medio Oriente. Durante el conflicto en Siria, las fuerzas de Hezbolá han luchado al lado del gobierno de Bashar al Asad.

Viaje al vientre de Hezbolá


Para poder comprender el contexto geográfico y geopolítico en el que se ubica Hezbolá, vale la pena echarle una mirada al mapa anexo, el cual fue originalmente publicado en la Rivista Italiana di Geopolitica Limes, como parte del artículo Viaggio nella pancia di Hezbollah (Viaje al vientre de Hezbolá).

En primer lugar destaca el recuadro superior izquierdo, donde aparece la zona donde se ubica Beirut, la capital de Libano, el aeropuerto internacional de Beirut y el cuartel general de Hezbolá, todo bajo control de esta organización.  Luego, en el mapa que representa todo el territorio de Libano, figuran algunas de las ciudades que son  estratégicas para Hezbolá  y donde su presencia es importante: Tiro, Naqoura, Mahrouna, Baalbek y Ra’sBa’labakk.

Resaltan también, desde el punto de vista de la dinámica geopolítica interna de Libano, los numerosos puntos rojos donde hay refugiados sirios, así como las flechas que indican la proyección externa de Hezbolá hacia Siria. Sin dejar de mencionar, al sur, fuera del territorio libanés, las Alturas de Golán, territorio ocupado por Israel.

Por Alfredo Portillo
alportillo@ula.ve

miércoles, 29 de enero de 2020

Sobre la influencia extranjera en Chile

La guerra digital o guerra cibernética es una herramienta que gobiernos de diferentes países del mundo y diferentes organizaciones están utilizando en la actualidad, para vulnerar los sistemas de seguridad informática de otros actores, y para influir en la opinión pública de manera específica. Para ello se hace uso de operaciones de jaqueo e intervención masiva en  las redes sociales.



A propósito de esto, recientemente se publicó una conversación entre Johannes Kaiser, un youtuber chileno radicado en Austria, y Alejandro Rogers, un profesor chileno de finanzas en la Universidad del Desarrollo. Ambos se identifican políticamente como de derecha, pero son fuertemente críticos con  los partidos políticos de derecha que gobiernan actualmente en Chile.

La conversación entre ambos personajes tiene que ver con lo que ellos consideran ha sido la influencia extranjera  en la crisis política y social que se ha manifestado en Chile desde octubre de 2019, y que ha derivado en la convocatoria, para el 26 de abril de 2020, a un plebiscito para que la ciudadanía chilena se pronuncie si está de acuerdo o no con iniciar un proceso constituyente, que dé lugar a una nueva constitución.

Valiéndose de informes producidos por  ConnectaLabs, el Comando Sur de Estados Unidos, Atlantic Council, Digital Forensic Research Lab y la Universidad de Oxford, Kaiser y Rogers llegan a la conclusión que la influencia desde Venezuela ha sido determinante en el curso de los acontecimientos de protesta en Chile, y en el nivel de intensidad que éstas han llegado a tomar.

No deja de sorprender el hecho de que tanto Kaiser como Rogers consideran que Venezuela es una potencia en guerra digital, a nivel de países como Estados Unidos, Rusia, China, India, Irán y Arabia Saudita. Como dato específico mencionan el obtenido de una medición que se hizo durante nueve días del conflicto chileno, según el cual, en ese corto período  de tiempo se enviaron a Chile 544 mil tuits incentivadores de las protestas, de los cuales 106 mil (el 20%) fueron emitidos por agentes activos desde Venezuela, tomando en cuenta que un tema se hace tendencia en el país sureño a partir de 10 mil mensajes direccionados.

Por Alfredo Portillo
alportillo@ula.ve

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...