lunes, 9 de noviembre de 2020

¿Guerra civil en Estados Unidos?

 Serán los especialistas en sociología, geografía electoral, geopolítica interna y otras disciplinas, los que se encarguen de descifrar y analizar los resultados de las elecciones realizadas en Estados Unidos, el 3 de noviembre de este año 2020. Y tendrán que hacerlo para establecer relaciones entre la escala territorial (de la macroterritorial a la  microterritorial) y las características raciales, socioeconómicas y de sexo de los que sufragaron.

¿Guerra civil en Estados Unidos?

De los numerosos análisis que surjan de los resultados del 3N, se llegará luego a  tener una idea clara del potencial conflictivo que se cierne sobre la sociedad estadounidense, toda vez que, en esta oportunidad, hubo una participación electoral superior a la de otras elecciones pasadas, y el ir a votar fue asumido, en buena medida, por parte de los simpatizantes republicanos y demócratas, como un compromiso histórico, como la posibilidad de avanzar unos, en una línea definida, y otros, para tratar de torcer el curso de los acontecimientos tejido durante los últimos cuatro años.

Si bien la fórmula ganadora demócrata, conformada por un representante de la élite blanca tradicional gobernante, y una política emergente hija de inmigrantes (de Jamaica el padre y de la India la madre), han definido como las cuatro prioridades principales de su gestión a la salud, la economía, la igualdad racial y el cambio climático, no hay duda que tendrán que transitar un camino empedrado, lleno de obstáculos.

Y no está lejos de la realidad la hipótesis de si en Estados Unidos existe de hecho una guerra civil de baja intensidad, no expresada propiamente de manera bélica, o si se avanza hacia ella. Porque lo que está en juego es la persistencia de un sistema, de un modelo de relación societal, que ha postergado las reivindicaciones de vastos sectores de la población estadounidense, que incluye a blancos, afrodescendientes, asiáticos y latinos, transversalizados por otras categorías que implican derechos. Y un dato no menor: la enorme cantidad de armas que existe en manos de los estadounidenses, de manera libre y legal. Como para pensar en eso.

Por Alfredo Portillo

alportillo12@gmail.com

viernes, 30 de octubre de 2020

El protagonismo de Turquía

El presidente de la República de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha presentado una demanda en un tribunal de Ankara contra el semanario satírico francés Charlie Hebdo, luego de que este medio de comunicación publicara una caricatura burlesca que hacía referencia a él.

Como se sabe, dicha caricatura ha sido publicada en medio de la polémica desatada por el presidente francés, Emmanuel Macrom, quien, en el homenaje póstumo que se le rindió al profesor Samuel Patty, defendió el uso de las caricaturas de Charlie Hebdo, como una muestra de la libertad de expresión que se ejerce en Francia



Después de las declaraciones de Macrom, el líder turco arremetió enojadamente,  al punto de decir que el presidente de Francia estaba mal de la  cabeza y que sufría de insania mental, y llamó a los musulmanes del mundo a boicotear los productos franceses, y en defensa de la fe islámica.

Ese tono altisonante utilizado por el presidente turco forma parte de un cierto protagonismo que se ha venido observando durante los últimos años, por parte de Turquía, y que  ha cobrado fuerza desde el fallido golpe de Estado contra Erdogan, en julio de 2016, que llevó luego a una severa purga en los diferentes poderes e instituciones de la nación heredera del Imperio Otomano.

Desde entonces, y hasta el presente, la voz y presencia de Turquía en el mundo  son cada vez más notorias. No por casualidad ha ocurrido la conversión en mezquita de la antigua basílica de Santa Sofía en Estambul, o la participación de tropas turcas en los conflictos armados de Siria, Libia y Armenia-Azerbaiyan, o la presión que ejerce el gobierno turco contra Grecia y Chipre en el Mediterráneo, o las múltiples alianzas que ha construido Turquía con Rusia, Irán y algunos países de América Latina como Chile, México y Venezuela. Pisa fuerte Turquía en el césped geopolítico del mundo.

 

Por Alfredo Portillo

alportillo12@gmail.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...