jueves, 10 de octubre de 2019

Proyecto geopolítico del Sínodo Amazónico


Un sínodo es una reunión o encuentro de obispos para discutir y reflexionar sobre diferentes temas e intereses de la Iglesia Católica, de donde salen orientaciones y directrices para el accionar de los religiosos y laicos católicos en la sociedad. A propósito de esto, del 6 al 27 de octubre de este año se realizará en el Vaticano el Sínodo Amazónico, bajo el lema “Amazonía: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”.

Proyecto geopolítico del Sínodo Amazónico

Sin duda que los resultados de este evento deberán tener un resaltante  impacto en la sociedad latinoamericana y en la humanidad toda, por lo que significa la Amazonía como territorio rico en patrimonios culturales, ambientales, ecológicos  y de biodiversidad. Esto revela que en el Sínodo Amazónico se estará discutiendo un proyecto geopolítico, en tanto que se diseñará una visión y se trazarán estrategias para afrontar la realidad presente y el futuro de la Amazonía, y para confrontar a fuerzas internas dentro de la Iglesia Católica y a fuerzas externas mundiales,  que ven a este inmenso territorio desde una perspectiva desarrollista.

Quienes asisten al Sínodo Amazónico saben muy bien cuál es la importancia que tiene la Amazonía, un territorio de aproximadamente siete millones de kilómetros cuadrados, que acoge a la cuenca del río Amazonas, y cuya jurisdicción es compartida por nueve países sudamericanos: Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Guyana Francesa, Perú, Surinam y Venezuela.   

Por ello, en el Preámbulo del “Documento preparatorio del Sínodo para la Amazonía”, se puede leer  lo siguiente: “En la selva amazónica, de vital importancia para el planeta, se desencadenó una profunda crisis por causa de una prolongada intervención humana, donde predomina una «cultura del descarte» (LS 16) y una mentalidad extractivista. La Amazonía es una región con una rica biodiversidad, es multi-étnica, pluri-cultural y pluri-religiosa, un espejo de toda la humanidad que, en defensa de la vida, exige cambios estructurales y personales de todos los seres humanos, de los estados, y de la Iglesia”.

Por Alfredo Portillo
alportillo@ula.ve

sábado, 14 de septiembre de 2019

México: Enrique Dussel y la Cuarta Transformación


Recientemente la famosa periodista Carmen Aristegi entrevistó al filósofo, historiador y teólogo argentino-mexicano Enrique Dussel, para conversar acerca del  gobierno  –transcurridos ya más de nueve meses desde su inicio–  de Andrés Manuel López Obrador  (AMLO) y el proceso conocido como la Cuarta Transformación.

México: Enrique Dussel  y la Cuarta Transformación


Dussel, quien cuenta con una densa formación, comenzó la conversación ubicando al gobierno de AMLO en el contexto geopolítico de América Latina, como parte de una nueva ola progresista que está por venir, después de lo que él ha dado en llamar  el “paso atrás”,  que ha significado la llegada al poder de personajes  como Mauricio Macri en Argentina, Lenin Moreno en Ecuador y Jair Bolsonaro en Brasil, tomando en cuenta que México es la segunda economía latinoamericana y colinda con Estados Unidos.

Para Dussel, AMLO es un buen conductor, pero le preocupa en gran medida que en el partido Morena (Movimiento Regeneración Nacional), que debe llevar adelante la Cuarta Transformación, no se está dando el necesario proceso de formación ideológica de sus militantes, y recordó al estratega y filósofo chino Sun Tzu, al decir que, para ganar una guerra no es suficiente un general, sino que también se necesita de un ejército.

Por otra parte, Enrique Dussel, durante su conversación con Carmen Aristegi, recordó el caso del Partido de los Trabajadores de Brasil, que llevó al poder a Luiz Inácio Lula da Silva, pero no logró generar una ideología para formar a sus militantes, sucumbiendo a la postre ante la corrupción. En tal sentido, Dussel considera que la corrupción es la consecuencia de la ambición de los políticos, por lo que aboga por la necesidad de formar un nuevo tipo de político, que sea capaz de ver el poder, no como autoridad, sino como obediencia, para servir al pueblo, en quien reside la soberanía. Y la clave para formar un nuevo político es la ética, para,  en primer lugar,  afirmar la vida, y en segundo lugar, para plantearse hacer cosas racionalmente posibles.

Por Alfredo Portillo
alportillo@ula.ve

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...