lunes, 2 de mayo de 2022

Relación entre la geopolítica y la comunicación

¿Qué relación existe entre la geopolítica y la comunicación? Para responder a esta pregunta vamos a explicar primero qué es la geopolítica, para luego sí, conectarla con la comunicación.

En la actualidad la palabra geopolítica se entiende como las relaciones de poder entre grupos humanos, por la conquista, la defensa, el control o el uso de un territorio, desde la escala local hasta la escala global. 

Relación entre la geopolítica y la  comunicación

Esto quiere decir que, cualquiera sea la dimensión de un territorio, en él existen permanentemente rivalidades de poder, las cuales se manifiestan desde una discusión verbal, pasando por el uso de recursos jurídicos, presiones económicas, hasta el uso de armas, en el caso de que adquieran un tinte bélico.

El caso es que, los territorios, de los cuales los seres humanos forman parte, tienen una determinada ubicación geográfica, que los hace estar cerca o lejos de otros territorios, que pueden tener importancia estratégica, bien porque en ellos se encuentran recursos naturales o infraestructuras de valor, como puertos, aeropuertos, carreteras, etc. Por eso es que surgen las rivalidades de poder.

Ahora bien, para conectar la geopolítica con la comunicación, debemos entender a esta última como un proceso estructurado en dos fases, una de acción y otra de reacción. La de acción sigue la secuencia  Intención-Mensaje-Medio, mientras que la de reacción la secuencia Impacto-Opinión-Conducta. Se asume que el proceso de comunicación se cumple o ha sido exitoso cuando se produce la ecuación Intención-Conducta, es decir, la conducta del destinario es consecuencia de la intención del emisor.

La comunicación viene a ser un elemento más de la geopolítica, es decir, de las rivalidades de poder en el territorio. ¿De qué manera? Bueno, los grupos humanos se valen de los procesos de comunicación en medio de sus rivalidades. Con relación a la conquista, defensa, control o uso de un territorio, determinado grupo humano tiene una intención, genera un mensaje y utiliza un medio, para provocar un impacto, formar una opinión y dar lugar a una conducta.

La comunicación, concebida y ejecutada de manera sistemática por especialistas en comunicación, en el contexto de las rivalidades de poder en determinado territorio, se realiza haciendo uso de los medios de comunicación, de los tradicionales (prensa, radio y televisión) y de los digitales. Estos se convierten en instrumentos al servicio de determinados objetivos geopolíticos, con lo cual se explica la relación entre la geopolítica y la comunicación.

Por Alfredo Portillo

alportillo12@gmail.com

miércoles, 20 de abril de 2022

Un enclave geopolítico llamado Kaliningrado

Un enclave es un territorio que, perteneciendo a un Estado, se encuentra en el territorio de otro Estado. Este es el caso de Kaliningrado, el cual pertenece a Rusia, pero se encuentra rodeado por territorio de Lituania, por territorio de Polonia y por  aguas del Mar Báltico. De hecho, está separado de la frontera rusa por más de 300 kilómetros en línea recta.

 


Este enclave, Kaliningrado, es un buen ejemplo de cómo la función de un territorio cambia a lo largo del tiempo, en razón de los cambios que se producen en su contexto geográfico y en su contexto geopolítico.

Como resultado del Tratado de Postdam, acordado en 1945 entre el Reino Unido, la Unión Soviética y Estados Unidos, Kaliningrado pasó a ser territorio soviético, en el contexto de lo que fue el Bloque del Este, o Bloque Comunista, durante el período de la Guerra Fría, que se prolongó hasta el año 1991. Se puede decir que durante ese período de tiempo (1945-1991), Kaliningrado se sentía en familia.

Con el desmembramiento de la Unión Soviética, la situación comenzó a cambiar, y la función e importancia de Kaliningrado (ya como parte de Rusia) comenzó a ser otra. La incorporación a la Unión Europea (UE) y a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), de Polonia y Lituania, provocó que el enclave llamado Kaliningrado quedara atrapado, y ya no tan en familia.

A partir de ese momento, Kaliningrado adquirió una importancia eminentemente militar, al convertirse en la sede de la flota rusa del Mar Báltico, y base de misiles rusos enclavados en territorio de la UE y de la OTAN. Ahora, a raíz del actual conflicto entre Rusia y Ucrania, la función e importancia de Kaliningrado adquiere otro carácter. Por eso, cuando Suecia y Finlandia anuncian que están considerando la posibilidad de incorporarse a la OTAN, las aguas del Mar Báltico se remueven y se enturbian.

Por Alfredo Portillo

alportillo12@gmail.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...